Posts

,

Clamando a Dios

“Con todo mi corazón clamo a ti, Señor; respóndeme, y obedeceré tus decretos” (Sal. 119:145).

,

Nubes y bendición

“Si las nubes fueren llenas de agua, sobre la tierra la derramarán” (Eclesiastés 11:3).

No hay ninguna razón para temer las nubes que ahora puedan oscurecer nuestro cielo. Es verdad que esconden el sol por un tiempo, pero el sol no se apaga y volverá a brillar pronto. Míralas, están llenas de agua; cuanto más oscuras son, mayor cantidad de lluvia derramarán. No puede haber lluvia sin nubes…

Portfolio Items